jueves, 3 de octubre de 2013

Semiconductores flexibles para doblar nuestros dispositivos


Ya hace tiempo que la industria semiconductora sueña o propone semiconductores flexibles. El futuro que podemos ver en esas películas en las que aparecen escenas enrollando pantallas o doblando dispositivos electrónicos no está tan lejos. Ya se investiga en mejorar los semiconductores orgánicos (cristales y polímeros conductores basados en carbono, como el polianilina, pédot: PSS, ...), que sustituirán a los inorgánicos (como el silicio, germanio,...) en ciertas aplicaciones.
Ahora la Universidad de Stanford, en California, ha dado un paso más gracias a sus investigaciones. Los nuevos semiconductores plásticos desarrollados pueden doblarse y estirarse, abriendo un sin fin de nuevas aplicaciones para estos dispositivos electrónicos. Por ejemplo, se podrían hacer tejidos semiconductores para fabricar ropa que caliente en invierno y enfrie en verano, móviles que se plieguen, pantallas que se doblen, etc. Algo como el ya famoso ArduinoLilypad...
Los investigadores Alberto Salleo, Rodrigo Noriega y Andrew Spakowitz han asentado ahora las bases sobre la heterogeneidad estructural a nivel molecular de los polímeros semiconductores, culpable de que los dispositivos conduzcan la electricidad de una forma distinta según como se encuentren las fibras que compone éstos y, por ende, de la ineficacia que hasta el momento tienen. Ahora ya se puede precisar y comprender mejor la conductividad de estos nuevos materiales, aunque de nuevos no tienen nada (fueron descubiertos en los años 70 por Alan Heeger, Alan MacDiarmid y Hideki Shirakawa, premiso Nobel de química en 2000).