jueves, 26 de septiembre de 2013

Steve Jobs parte IV: algunas curiosidades sobre su vida personal


Steve Jobs era un hombre de negocios, un hombre que podía venderle una nevera a un esquimal. Esta fue una de sus claves para conseguir que Apple Computer se transformase en la compañía que es hoy día. Tanto es así, que cuando trabajaba en NeXT, consiguió convencer y venderle un ordenador al propio Rey Juan Carlos. Todo surgió en una feria en San Francisco, y puede que resulte fácil, pero NeXT Computer no era un PC para uso doméstico, sino para uso científico, es por eso del gran mérito de la venta.

Después de una de luces, vamos con otra de sombras, de las que también está llena la vida de Jobs. Steve negó la paternidad de su primer hijo, cuando dejó embarazada a su novia (Lisa Brennan) tras salir de la universidad. Steve alegó una supuesta esterilidad e hizo a la joven madre sacar el hijo adelante a base de ayudas sociales. Jobs siempre supo que el hijo era verdaderamente suyo, el mismo reconoció: “No podía admitirlo, en realidad solo quería que ella abortase. Criar a un niño es algo muy duro y yo no estaba preparado. Pero la gente crece, madura, ahora soy un buen padre por momentos.” Parece que Jobs se ha vuelto un buen padre con los hijos que ha tenido con su esposa Laurence Powell.



Lisa Brennan y Laurence Powell parecen no ser las únicas mujeres de su vida. Algunos afirman que se pudo llegar a casar con Joan Baez, una famosa soprano de EE.UU., también novia de Bob Dylan.



Desgraciadamente, continuando con las sobras, Jobs no donó ni un solo dólar a la caridad. Steve estaba totalmente en contra de destinar un céntimo a crear empleo o a mejorar la calidad de vida de las personas. Todo se destinaba a hacer crecer la rentabilidad de la empresa. 

Tampoco han aportado ni siquiera una sola línea de código abierto para mejorar el software libre. Además han destacado por cerrar todo lo que hacían, por crear productos incompatibles para incentivar las compras de productos oficiales de la compañía y por la obsolescencia programada de sus productos. 

Jobs no se caracterizó por ser la mejor persona en sus inicios, tan poco un buen amigo. Ya explicamos que engañó a su propio “amigo” Steve Wozniak vendiendo el equipo que Woz construyó por 5000 $ y en vez de darle la mitad, tan solo le dio 350. Jobs explicó a Woz que solo le habían pagado 700 $ para quedarse con 4650 $. 

Entre sus rarezas, está la de una terrible obsesión por la comida sana. Jobs detestaba la comida rápida de EE.UU. y solo comía pescado y verduras (pescetarianismo). Entre su comida favorita, las manzanas. Si veía a alguien de su compañía comiendo comida basura, le soltaba una gran reprimenda.... 

Vamos con las luces. A pesar de todo, Jobs era un gran bromista. En la época del instituto, modificaba los teléfonos para hacer llamadas gratuitas a famosas personalidades para quedarse con ellas. Incluso en la presentación del iPhone, lo llegó a utilizar para llamar a un Starbucks para pedir 4.000 cafés lattes para invitar a todos los presentes. Menuda cara se le quedaría al que lo atendió... 

Otras de sus genialidades fue dividir al personal de la compañía en dos bandos. Los que estaban desarrollando el nuevo Mac y los que no. El incentivaba la confrontación entre ambos bandos e incluso llegó a humillar a los el bando que no estaban en el proyecto del Mac. Muchos abandonarían Apple. La cúpula directiva dijo: “Steve puede ser una persona terriblemente dañina para el ambiente de trabajo.” Pero el objetivo era crear una guerra de ideas para fomentar una evolución más rápida.

Jobs no solo dividió Apple, también dividió al mundo entre los que lo aman y los que lo odian. Eran tan popular como despreciado. De hecho, el portal de noticias Bloomberg publicó un artículo en 2008 sobre el fallecimiento, dejando huecos en blanco para colocar la fecha de su muerte y la edad. Anticipándose a que ocurriera tres años más tarde. 



Su hermana biológica es la famosa escritora norteamericana Mona Simpson y tiene otros hermanos biológicos y adoptivos.

Jobs fue uno de los que utilizaron las “cajas azules” para hacer llamadas gratuitas aprovechándose de los fallos detectados en el sistema telefónico de la AT&T. 

Tras expulsarlo de Apple, Jobs vendería todas las acciones de la compañía excepto una. Esto garantizó a Jobs poder seguir asistiendo a las reuniones de accionistas y recibir informes de beneficios por el mínimo coste. Quizás creyó que el destino volvería a unirlo a la compañía en un futuro... 

El despido de Apple podría ser una lección que le dio el destino, ya que Steve fue temido por años por sus empleados, los cuales despedía en grandes masas. 

Por cierto, Jobs intentó convencer a Linus Torvalds de que trabajase como programador para desarrollar el sistema operativo Mac OS X. Pero Steve quería que dejase el proyecto de Linux y se centrase solo en el de Apple. Linus se negó, evidentemente. Pero esto denota una doble intención de Jobs, por un lado ficharía a uno de los mejores programadores y por otro eliminaba la competencia de Linux. Al final no se saldría con la suya... 


Otra de las sombras de Jobs es las investigaciones que tiene a sus espaldas por fraude de acciones y evasión de impuestos. Además resultaba raro, ya que Jobs “solo” cobraba 1 $ por ser el CEO de Apple, o al menos eso era su salario oficial. ¿Habría algún extraoficial?   

Seguir con la parte: I, II, III, IV y V.

Más información - Curso práctico y sencillo de Arduino