miércoles, 13 de marzo de 2013

Galileo, nuestro GPS particular



El nombre del mítico astrónomo florentino vuelve a resonar en nuestros oídos. Esta vez, en forma de proyecto para la navegación por satélite.

Atrás quedaron nombres como Omega y LORAN, viejos precursores de los modernos sistema de navegación mediante retrasmisiones de radiofrecuencia.
Ya los americanos hicieron lo propio con su sistema NAVSTAR-GPS (Global Positioning System), un proyecto iniciado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos. En principio se concibió para uso miliar, aunque más tarde lo “abriesen” para uso civil. También la Unión Soviética creó GLONASS, actualmente gestionado por la Federación Rusa e igualmente para uso no civil.

La Republica Popular China y la Unión Europea no han querido quedarse atrás y ya preparan sus propios sistemas GNSS (Global Navigation Satelite System), llamados Beidou y Galileo respectivamente.

Galileo se espera para 2018, tras serios retrasos por desacuerdos entre países y otros problemas técnicos. Recordemos que es un proyecto colaborativo en el que están implicados numerosos países europeos y no europeos, como India y China. Además participan empresas como: EADS, AENA, Hispasat, Inmarsat, Finmeccanica, Arcatel, Thales Alenia Space, Deutsche Telekom, German Aerospace Centre, etc.


Lo interesante de Galileo, aparte de que está totalmente pensado para uso civil, son sus características:
  •     Contará con una precisión de metros.
  •    Tendrá un método de navegación en tiempo real.
  •         Garantizará la disponibilidad del servicio gracias a su robustez.
  •    Se podrá usar dentro de edificios.
  •     Conseguirá combinarse con los sistemas GNSS existentes.
  •     Será un sistema público y gratuito.
  •    Se usará para el control de vehículos terrestres, además de tráfico aéreo y barcos.
  •    Podrá usarse para labores de salvamento y búsqueda, permitiendo el envió de mensajes de socorro y la localización precisa de alertas.

Actualmente, se han lanzado 2 satélites de prueba y otros 4 propios el sistema. Durante 2013 y 2014 se estima que se pondrán en orbita otros 18 satélites más y así hasta llegar a los 30 para que el sistema sea completamente funcional. Así que…¡a esperar!