viernes, 22 de agosto de 2014

¿Cómo serán los futuros smartphones?


Sin basarnos en ciencia ficción, sino en inventos ya patentados y viables, vamos a hacer unos ejercicios de visualización para tratar de entender como serán los teléfonos móviles de un futuro próximo. Y es que los últimos avances en el mundo de la tecnología ya han dejado grandes esperanzas para las telecomunicaciones y los smartphones futuros. Si algunas de estas tecnologías de las que hablaremos en este artículo no ha llegado a nuestros terminales ya no es por falta de tecnología, sino por ser inventos aun caros. 
Cuando estas tecnologías vayan perfeccionándose y abaratando sus costes, sin duda estarán presentes en nuestros dispositivos portátiles. ¿Te imaginas un teléfono aun más inteligente, con gran autonomía, un rendimiento elevado, flexible, ligero y con velocidades de comunicación de vértigo? 

Pues pronto dejarás de imaginarlo y será una realidad. Demos un repaso a los últimos avances:
  • Pantallas 3D y Dual-View multi-touch: las pantallas táctiles podrían disponer de tecnología 3D y Dual-View para una experiencia mucho más atractiva en cuanto a visualización. Además el Dual-View nos permitiría compartir nuestro dispositivo con otra persona a la vez sin interferir en nuestro trabajo (una especie de terminal “multiusuario”). La Realidad Aumentada también está en la órbita de muchas empresas como fuente de inspiración. Ya tenemos apps como Spacecraft 3D que nos brindan la posibilidad de disfrutar de esta extraordinaria forma de ver “la nueva realidad”. 
  • Autonomía: las nuevas tecnologías para los semiconductores y los nuevos avances que aportan altos rendimientos con bajo consumo, como los SoCs basados en ARM, harán que las baterías duren más. Pero puede llegar un momento en el que no se tengan que cargar los terminales, puesto que obtengan energía del calor generado por ellos mismos o del sol. De hecho, la UCLA ya ha desarrollado una lámina transparente que podría revestir las pantallas para producir energía mediante la luz solar. Además, estos nuevos paneles solares logran una eficiencia superior a los TOPV convencionales, consiguiendo transformar casi el 8% de la energía solar que incide sobre ellos en energía eléctrica para cargar la batería. La firma Viro presentará un smartphone que se alimentará con energías renovables por lo que su batería será "infinita" y lo traerán al mercado este mismo año (luego veremos si cumple lo prometido o no...).
  • Rendimiento: la optimización del software y la mejora del hardware nos harán dar un salto importante en cuanto a rendimiento y agilidad de las aplicaciones, además del uso de los nuevos servicios de la nube. Unos rendimientos que podrían superar con creces al de nuestros actuales ordenadores de sobremesa, sin descuidar el consumo. De hecho, los sistemas operativos basados en Linux, como Android, Tizen, Ubuntu Touch y Firefox OS, gozarán de la base del kernel 4.x que según los rumores será una rama del núcleo para perfeccionar el código (donde los programadores se centrarán dejarlo limpio de bugs, optimizarlo al máximo y limpiarlo de cualquier problema). 
  • Flexibilidad: Samsung es una de las compañía que más patentes de pantallas flexibles ha solicitado, pero no es la única compañía que ya trabaja en este tipo de pantallas. ¿Te imaginas un móvil totalmente flexible y plegable? Una enorme pantalla que puedes enrollar en un espacio mínimo…  Pero para tener un Smartphone totalmente flexible, el resto de componentes como la placa, chips o la propia batería también deberían ser flexibles. Pues no te preocupes, también hay avances en este sentido. La Universidad de Rice ha conseguido crear una batería delgada, flexible y que no funciona con litio. Desde el ETH en Zúrich, unido con otros avances que proceden de otros centros de investigación, nos llegan noticias sobre chips flexibles con grosores delgados y que pueden ser enrollados sin afectar al funcionamiento de los transistores. Para ello se emplea una base de polivinilo como base, obteniendo, gracias a unos procesos químicos, un circuito integrado transparente y flexible de un material llamado “parileno”. 
  • Comunicaciones:  tanto la conectividad de los dispositivos como la conexión para red van mejorando a pasos agigantados. Tras el 4G nos esperan tecnologías como el 5G (que promete 5Gbps reales) y lo que queda por venir.  Tal vez veamos el abandono de la tecnología Bluetooth hacia WiMAX, una tecnología que puede transmitir mucho más rápido que BT y con un alcance de 50Km. ¿Te imaginas que puedas compartir un archivo con alguien que está en otra ciudad? Evidentemente esto es posible hoy en día por medio de Internet, pero si queremos hacerlo mediante una tecnología más directa, como el Bluetooth, sería imposible, ya que el otro dispositivo tendría que estar mucho más cercano. 
  • Seguridad:  las novedades en seguridad por software y por hardware no se han hecho esperar. La tecnología TrustZone de los ARM es un ejemplo que nos ayudará a tener dispositivos aun más seguros. El uso de los Smartphone como herramientas de trabajo preocupa a las compañías. El BYOD (Bring Your Own Device) será mucho más seguro en el futuro. Pero no solo la seguridad corporativa es crucial, sino también la personal. La nueva nube que el proyecto GNU pretende y por la que está luchando nos aportará mayor tranquilidad al dejar nuestros datos alojados. Incluso las contraseñas numéricas o por patrones para desbloquear el dispositivo serán aun más seguras gracias a la compañía sueca Behaviosec. Esta empresa ha desarrollado sensores biométricos que miden la presión/ángulo/velocidad con la que marcamos una contraseña o dibujamos un patrón de seguridad en la pantalla táctil. Y es que cada persona tiene una tendencia  diferente al marcar su código. Esto es algo muy personal y aunque alguien averiguase la contraseña o patrón, no podría desbloquear el dispositivo.